Viandas saludables para tus hijos

Para crecer sanos, los niños necesitan ingerir alimentos basados en una dieta equilibrada durante todo el día. Hoy aprenderás cómo preparar viandas ricas y saludables para tus hijos.

Como parte de la comunidad de Relajemos.com, Melanie Lorena Froidevaux, (Licenciada en Nutrición) señala al respecto: “Muchas mamás vienen a mi consultorio preguntando qué llevar al colegio porque en los kioscos hay muy pocas opciones saludables: galletitas, alfajores, golosinas, que están llenas de azúcares, de aditivos, de edulcorantes y saborizantes que son muy poco nutricionales o nulos para un niño que está en etapa de crecimiento. Es una buena oportunidad de darle los alimentos lo más natural posible para que conozcan los verdaderos sabores y desde temprana edad aprendan a elegir mejor qué alimentos consumir”.

Ideas de viandas para que tus hijos lleven a la escuela

Aquí te ofrecemos algunas ideas.

Refrigerio de media mañana:

“Yo lo que les suelo decir a las mamás es que en las mochilas le pongan frutas, frutos secos, frutas deshidratadas. Sé que quizás para los chicos consumir alguna fruta seca es un poco aburrido, pero se las puede bañar con un chocolate amargo (lo ideal es que el porcentaje de cacao sea mayor al 60%). Entonces así tenemos una golosina saludable, porque tiene pocos azúcares y les estamos dando nutrición, porque las frutas secas tienen omegas, aminoácidos, zinc, y minerales en general. Se pueden bañar también: pasas de uva, arándanos desecados, ciruelas pasas, dátiles, etc.”, señala Melanie.

La nutricionista también aconseja como opciones, llevar: granolas caseras endulzadas con miel o azúcar mascabo; copos de maíz sin azúcar; o pochoclos salados con poca sal marina.

Si consumen yogur es preferible que sea yogur natural, no los saborizados porque contienen mayor cantidad de azúcares.

También aconseja llevar al colegio jugos de frutas naturales y vegetales filtrados. Ahí el dulzor de la fruta “tapa” el amargo de los vegetales. Por ejemplo: jugo verde de espinaca, manzana, apio y pepino; o zanahoria y manzana; zanahoria y remolacha; o solo de manzana.

Almuerzo:

 “En el almuerzo siempre les sugiero que haya alguna verdura cruda. Hay que tratar de elegir la que a ellos les gusta para que sea más fácil de incorporar. Por ejemplo: zanahoria rallada, palta, tomate, lechuga, rúcula, pepinos. Se la puede acompañar con queso, si lo consumen, o hacer una vinagreta con limón, aceite, queso untable. Entonces, si bien están consumiendo verduras crudas las estamos “disfrazando” un poco para que las coman. Luego se le puede sumar: arroz, quinoa, lentejas, porotos, garbanzos. Lo importante es que el alimento sea lo más integral y completo posible; evitar los refinados, los blancos (arroz blanco, fideos blancos)”, señala la nutricionista y nos brinda algunas opciones.

Una vianda saludable para los niños podría ser, por ejemplo, una hamburguesa de lentejas mezcladas con muchas verduras (ésa es una forma de que las coman sin darse cuenta), y alguna ensalada de tomate y palta. De postre, una fruta o algunas frutas secas bañadas en chocolate.

Otra opción puede ser arroz yamaní o integral con vegetales cocidos, huevo revuelto (si consumen) y tomates cortados. De postre, alguna fruta.

Otra idea es hacer un pastel de calabaza (la papa no se recomienda porque fermenta mucho) con relleno de lentejas y verduras. Se le puede poner queso o huevo picado. Es un buen almuerzo, súper nutritivo, y aporta el dulzor de la calabaza que le va a restar al niño las ganas de comer dulce después.

Recomendaciones

Algunas recomendaciones son importantes para preparar las viandas saludables para tus hijos:

  1. Evita alimentos procesados

“Hay que recordar que cuánto más refinado esté el alimento, más desprovisto de nutrientes está. Carece de vitaminas, aminoácidos, fibras, que nos dan nutrición y vitalidad. Por eso la importancia de los vegetales crudos”, señala Melanie.

  1. Educa a tu hijo sobre la calidad de los alimentos

Anima a tu hijo a tratar los alimentos como un combustible para un cuerpo sano, activo y fuerte.

“Es importante que desde chico se le vaya introduciendo lo que es la nutrición natural, completa, integral, lejos de lo refinados y lo industrializado para que el paladar no se “ensucie” y pida dulces como chupetines, helados, barritas, etc.”, explica la nutricionista.

  1. Identifica los alimentos menos apetecibles

Al final del día presta atención a los alimentos que quedan sin consumir en la vianda de tu hijo.  Esto te ayudará a comprender qué alimentos no le gustan y a proponer otros.

  1. Enseña a tu hijo a consumir alimentos fuera de casa

Cuando no tengas tiempo de preparar la vianda de comida para tu hijo, dale dinero para que compre su alimento, pero conversa con él las opciones de comida y bebidas saludables que puede escoger.

  1. Tener a la mano provisiones de bocadillos saludables

La nutricionista explica que el deseo de dulce de los niños es normal porque el primer sabor que sintieron a través de la leche materna es la lactosa, que es un azúcar natural de la leche.

Pero es importante tener a mano bocadillos saludables, ya que generalmente la disponibilidad determina la elección.

Asegúrate de que los alimentos permanezcan frescos

Es importante que las comidas dentro de la vianda de tu hijo sean seguras para su consumo. Los alimentos calientes deben mantenerse calientes y los alimentos fríos, frescos.

¿Por qué evitar las bebidas azucaradas?

Las bebidas azucaradas contienen una cantidad asombrosa de azúcar. Por ejemplo, una lata de gaseosa proporciona aproximadamente 140 calorías.

Por eso son recomendables los jugos de frutas caseros. Éstos ayudan al niño al niño a evitar los aditivos que hacen que luego quieran consumir más.

Contacto:  www.relajemos.com

Facebook: https://www.facebook.com/relajemos/

IG: @relajemosweb

YouTube: https://www.youtube.com/c/RelajemosVideosdeYogaMeditacionyBienestar