Revista Alta Gama

Prevenir intoxicaciones

En esta nota la Nutricionista Melisa Astudillo, nos informa como prevenir intoxicaciones alimentarias en la época estival, ya que las altas temperaturas del verano suelen ser el detonante de estas enfermedades.

La causa más frecuente de estas podría ser la disminución de las precauciones a la hora de cocinar los alimentos o el cambio de hábitos al variar el lugar de residencia durante las vacaciones.

El clima húmedo y las temperaturas elevadas son condiciones ideales para la reproducción de bacterias como el estafilococo y la salmonella, que pueden producir una molesta intoxicación alimentaria, o como el clostridium botulinum, responsable de botulismo, una enfermedad que puede resultar fatal.

Por otro lado debemos tener en cuenta, que con frecuencia, en vacaciones ya sea porque desea aprovechar el día en la playa o simplemente descansar, es posible que acuda con mayor frecuencia a puestos o casas de comidas rápidas, las cuales no se caracterizan, por lo general, por las buenas prácticas de manipulación de los alimentos.

Contribuye a la contaminación de los alimentos, la realización de preparaciones al aire libre, características e infaltables en vacaciones, asados, sándwiches, entre otros.

Por todos estos motivos debemos prestar atención a la hora de comprar, manipular, cocinar y conservar los alimentos, para así ahorrarnos un disgusto durante el veraneo.

Intoxicaciones más comunes

En época estival la gastroenteritis es una de las intoxicaciones más comunes junto a la salmonelosis.

La Gastroenteritis afecta a estómago e intestino y es provocada por una infección bacteriana o viral que puede contraerse por ingerir alimentos o agua en mal estado o contaminados.

La Salmonelosis es la intoxicación causada por la salmonella, provoca, al igual que la Gastroenteritis, síntomas como náuseas, vómitos, cólicos, diarrea, fiebre y malestar general. Para los niños, adultos mayores, embarazadas y personas comprometidas inmunológicamente, resultan, muchas veces, causa de hospitalización, por el peligro que implica la deshidratación.

El Botulismo es una intoxicación grave, que se acompaña de dolor de cabeza, náuseas, problemas oculares y motrices, dificultad para tragar y hablar, y parálisis de los músculos de la respiración, los cuales pueden conducir a la muerte.

 ¿Qué alimentos vehiculizan estos enemigos?

La carne cruda, es decir mal cocida, ya sea de vaca, cerdo, pollo o pescado y los huevos crudos pueden transportar salmonella, al igual que todos aquellos alimentos que sean preparados con huevos crudos como puede ser, por ejemplo, una mayonesa casera.

Las frutas y vegetales que se consumen crudos pueden ser vehículo en caso de haber tomado contacto con otros alimentos contaminados y/o no haber sido lavados en las condiciones óptimas.

El estafilococo, uno de los agentes causantes de Gastroenteritis, se encuentra entre otros alimentos, en lácteos, crema de leche, helados, pescados mal conservados.

Los enlatados y conservas de carnes, pescados y algunos vegetales pueden contener la toxina botulínica.

Recomendaciones para prevenir intoxicaciones alimentarias

Para disfrutar plenamente de las vacaciones se debe tener en cuenta una serie de recomendaciones a la hora de manipular los alimentos:

Lávese las manos y mantenga limpias las superficies y utensilios que van a tomar contacto con los alimentos:

•Lávese las manos con agua  tibia y jabón antes de manipular los alimentos, sentarse a la mesa y después de usar el baño, cambiar pañales, tocar animales domésticos.

•Cuando coma fuera del hogar, averigüe si hay una fuente de agua potable en ese lugar. Si no la hay, lleve agua para la preparación de los alimentos y el lavado de los utensilios.

Evite la contaminación cruzada:

•Cuando guarde los alimentos en una heladera portátil para llevar a un paseo, al club o la playa, conserve las carnes en envases herméticos; evite que los jugos de las carnes crudas entren en contacto con los alimentos que están listos para comer.

•Utilice distintas tablas y utensilios para manipular carnes crudas y vegetales que serán consumidos sin ningún proceso de cocción.

Cuide las temperaturas de cocción y refrigeración:

•Cocine la carne de vaca hasta que en esta no observe color rojo.

•Cuando realice las compras, deje la compra de alimentos lácteos y comidas preparadas para el final, así estos no perderán la cadena de frío.

•Si  pasa el día en la playa, compre una heladerita portátil, y asegúrese de que esté bien provista de hielo y bloques de gel congelados. Una vez allí, colóquela a la sombra.

•Conserve la temperatura fría de las heladeras portátiles agregando más hielo tan pronto como éste se empiece a derretir.

•Durante  los días de calor, los alimentos listos para consumir no deben permanecer fuera de la heladera más de 1 hora.

•No descongele carnes u otros alimentos a temperatura ambiente.

Lavado de vegetales:

•Es muy común el consumo de vegetales crudos en épocas estivales, asegúrese de lavar bien verduras y frutas.

•Condimente las ensaladas con jugo de limón o vinagre, el pH ácido de los mismos mata las bacterias. Al condimentar hágalo en el siguiente orden: primero la sal, luego el limón o vinagre y por último el aceite.

Origen dudoso de los alimentos:

•En cuanto al agua, ante la más mínima duda, es preferible consumirla embotellada o bien, hervida previamente, tanto para beber como para cocinar.

•No compre embutidos caseros, ni conservas en la vía pública.

•No compre alimentos o comidas preparadas que no estén refrigeradas, que se encuentren sobre el mostrador, por ejemplo.

•Si come afuera asegúrese de la limpieza e higiene del lugar. Evite comer preparaciones que contengan huevo crudo o mayonesa casera.

¿Qué hacer con las sobras?:

•Cocine las cantidades de comida justas para la ocasión, en caso de que queden sobras refrigérelas inmediatamente. Si no tuviese modo de refrigerarlo deséchelo.

El verano se ha instalado y junto con el las altas temperaturas y las bacterias, siguiendo estos consejos, antes mencionados podemos evitar, en menor o mayor grado intoxicaciones alimentarias y así disfrutar de las vacaciones con salud.

Las frutas y vegetales que se consumen crudos pueden ser vehículo en caso de haber tomado contacto con otros alimentos contaminados y/o no haber sido lavados en las condiciones óptimas.

Cuando guarde los alimentos en una heladera portátil para llevar a un paseo, al club o la playa, conserve las carnes en envases herméticos; evite que los jugos de las carnes crudas entren en contacto con los alimentos que están listos para comer.

Agradecimiento:

Melisa Astudillo

Nutricionista

Mat. 1129

Tel: 155708804

Mail: melisaastudillo@live.com.ar

Start typing and press Enter to search