Newsletter

Sumate! y recibí en tu correo las novedades, invitaciones y descuentos especiales para suscriptos de Alta Gama.

Cómo hacer un invernadero - En su propia casa

Escrito por Revista Alta Gama. En Seccion Jardineria - Paisajismo

Un mínimo de materiales y mucha paciencia son los elementos necesarios para construir un invernadero para proteger las plantas y cultivar pequeños vegetales en la comodidad del hogar. Manos a la obra que el frío se asoma. 

Cuando la estación más fría del año se hace presente, tendemos a utilizar todo tipo de técnicas para calefaccionar nuestras viviendas y protegernos de las bajas temperaturas. A pesar de esto, pocas veces tenemos en cuenta cómo sufren algunas plantas de nuestro jardín la llegada del invierno.  

Para que las reinas del jardín sigan luciendo como en temporadas más cálidas sin que el frío extremo las dañe, ó para desarrollar especies exóticas (por ejemplo plantas insectívoras) que necesitan una temperatura especial y disfrutar a pleno de la luz solar, daremos breves instrucciones para construir un invernadero en casa.

Para el comienzo de un proyecto que tenga que ver con cultivos propios en nuestro hogar, ya sea jardín,  huerta orgánica,  granjas urbanas, ó invernadero, necesitamos equiparnos con un mínimo de materiales y mucha paciencia.

El más fácil y rápido

Hay diversos modos de armar un invernadero. El más sencillo es, luego de regar bien la planta, colocarle palitos altos, ó cañas de bambú, que sobrepasen su altura.  Luego introducir con cuidado en una bolsa de plástico bien grande, y la cerrarla bien. Los palitos se ponen para que la bolsa no toque las hojas. Luego se pega con cinta adhesiva, para que la humedad que se desprenda sea absorbida por la planta. Es importante que la bolsa no quede expuesta al sol directo, para que no se produzca un exceso de condensación, que puede pudrirse.

También es posible colocarlo en un cerramiento de balcón o un jardín de invierno.

Otra idea

En un frasco grande colocar carbón de leña en el fondo, luego introducir mantillo ó musgo hasta la cuarta parte del frasco. Allí sembrar, por ejemplo, granos de berro y regar con agua destilada. Por último, cubrir con una hoja de celofán y una banda elástica y poner a la luz (las plantas consumirán el agua producida por la transpiración). 

Un invernadero pequeño como éste es súper fácil de construir y da tan buenos resultados como uno grande. Con este sistema se protege los cultivos de cebollines, cilantros y otros que siempre se utilizan en la cocina, para que el frío del invierno no los destruya. También se pueden colocar otras plantas delicadas que no sobreviven con bajas temperaturas. 

Un invernadero en el jardín

Para hacer un invernadero en el jardín un poco más grande que los anteriores se necesitan los siguientes materiales: 

•Una mesa en desuso: Busque una mesa rústica de esas que se ocupan en los asados o cualquier otra que no se ocupe en invierno. También servirá una banca de no menos de 30cm de ancho. 

•Varillas de mimbre: Consiga unas ramillas de mimbre, de a lo menos un metro de largo. Límpielas y corte sus brotes. Estas varillas servirán para sostener al plástico del invernadero. Coloque sus extremos en los bordes de ambos lados de la mesa, formando arcos, y afírmelos con clavos enterrados y doblados, de manera que queden bien sujetos. 

•Plástico transparente: Luego cubra los arcos con un plástico transparente suficientemente grueso, como para que no se rompa con las varillas. Corchetéelo a todo lo largo en uno de los costados. 

•Las plantas: Una vez corcheteado el plástico por un lado, coloca en el interior de los arcos, sobre la mesa, las cajitas con almácigos que están fuera de la casa (los que quepan en tu invernadero), los maceteros con plantas delicadas y las matitas que te interesa cuidar 

•Abre fácil: El otro costado del plástico se sujeta a las varas de mimbre con perritos para ropa, para que sea más fácil destapar el invernadero de vez en cuando, especialmente en días soleados. Así su plantitas podrán respirar aire renovado y fresco cuando el clima lo permita. También necesitará levantar el plástico cada vez que riegues. Se recomienda hacerlo con cuidando para que la tierra permanezca húmeda, pero no empapada. Pronto, cuando las plantas hayan crecido, estará muy orgulloso de su obra. 

Para la estación

Las plantas de interior  para disfrutar este invierno son; ficus, helechos, pothus, singonios, begonias, spatyfillum, aralia scheflera, aralia elegantisima, y plantas insectívoras 

Un poco de historia…

En el siglo I el emperador Tiberio era un fanático de los pepinos, y para aumentar su producción  protegía los almácigos con armazones de mica.

Cómo es sabido, los invernaderos potencian la luz solar, y protegen a las plantas y árboles de las inclemencias del tiempo, generando un microclima ideal.

Ventajas:

Tener un invernadero en nuestra casa es una excelente opción para tener una pequeña huerta que nos asegure una buena cantidad de comestibles cultivados por nosotros mismos, sin pesticidas y de forma ecológica. 

Las ventajas que nos proporciona es la precocidad en los frutos, el aumento de calidad y rendimiento, producción fuera de época, ahorro de agua y fertilizantes, mejor control sobre insectos y enfermedades, además de poder obtener más de ciclo de cultivo anual.

“Los invernaderos son ideales para la producción en temporadas que son extremas climáticamente hablando a ciertos cultivos.”

“Así como a una recién nacida, una planta de interior necesita, en algunos casos, la protección de una atmósfera aparte: la de un pequeño invernadero”

Agradecimientos:

Ing. Agr. Norberto Luna
Gerente Vivero La Botica
Tel. 4445832
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.