Newsletter

Sumate! y recibí en tu correo las novedades, invitaciones y descuentos especiales para suscriptos de Alta Gama.

Jardines secos - Un espacio rústico y de vanguardia

Escrito por Revista Alta Gama. En Seccion Jardineria - Paisajismo

Basado en los conceptos orientales, esto nuevo tipo de jardines rescatan espacios inutilizados generando novedosos diseños que incluyen arena, piedras y vegetación seca. 

Los jardines secos de bajo mantenimiento son ideales para lo sitios donde no pueden crecer varias especies por diversos motivos: tal vez porque la sombra de un árbol no permiten que les llegue la luz o tienen raíces muy grandes que absorben toda el agua. También porque no contamos con suficiente espacio para colocar césped o porque el frío hizo estragos en nuestras plantas. Frente a esto podemos hacer uso de otros elementos de jardinería que tengan más durabilidad y le den a nuestro patio un aire rústico y moderno que esté a la vez entre las últimas tendencias de diseño.

Un jardín seco se forma a partir de accesorios tales como la arena y la madera para dar a la parte exterior de nuestra casa una ambientación más bien  “a lo lejano oeste” pero dándole detalles propios de nuestro estilo y adaptándolo a las dimensiones del lugar.

 

Una forma de iluminar estos ambientes es jugar con piedras y diferentes elementos que le den vida a un espacio desaprovechado, la idea es lograr combinar colores, texturas y movimientos.

Por intermedio de fajas metálicas podemos jugar de manera creativa con distintos elementos, generando curvas, entradas, salidas, vacíos y llenos de acuerdo a la forma que decidamos crear.

También podemos intercalar con materiales más rectos como quebracho, decks, separadores de madera o hierro y de esta manera no estaremos sólo combinando las formas, sino los materiales 

Lo que se trata es de diseñar diferentes espacios utilizando ideas novedosas, formando círculos, rectángulos,  cuadraros y todo lo que se nos ocurra.

Los tipos de piedras a utilizar dependerá de las que encontremos en le mercado. Hoy en día hay una gran variedad, entre las que contamos con piedras brillantes, con muchos colores, grava, buzolanas, bocha, platillos, y hasta rocas de mayor tamaño. 

Las piedras permiten darle vida a espacios inutilizados. Estos lugares revivirán y nos permitirán vivir nuevas sensaciones 

Para comenzar a diseñar hay que tener en cuenta las sensaciones que se deseen lograr, para que obtengamos un jardín seco pero lleno de color y vida. 

Las ventajas son que estos espacios no necesitarán reposición de flores y plantas, serán de bajo mantenimiento y se mantendrán intactos todo el año o hasta que nuestras propias inquietud nos lleve a querer cambiarlo de forma.

Este tipo de jardín proviene de los jardines orientales que están muy de moda, los mismos incorporan el agua como elemento decorativo.  En la gran mayoría de las doctrinas orientales este elemento vital es fundamental, y podemos incorporarla creando una pequeña cascada, una fuente, un arroyo o un pequeño estanque.

 

Por dónde comenzar

Lo fundamental es empezar con una buena base, colocando membrana geotextil debajo nos aseguraremos de que no crezca la maleza indeseada, si no contamos con este tipo de fibra podemos reemplazarla con papel de diario, ya que su tinta evita el crecimiento de los yuyos.

Antes de colocar la membrana hay que dibujar y pensar en todo lo que pasaremos por abajo, cables para luz, pequeñas fuentes de agua y pensar si se desea colocar alguna que otra planta verde, porque para la misma debemos tener en cuenta el riego. Para las separaciones de los materiales se pueden colocar finas barras de madera. 

Una vez listo el piso, se puede hacer un dibujo e ir colocando los elementos de acuerdo a nuestro diseño. Luego de colocar la piedra es necesario pisarla con un rolo o pisón para mantenerlo nivelado. 

Como principales opciones de rellenado podemos aplicar grava o arena. Las primeras pueden ser grises o blancas y las segundas pueden variar entre las de textura gruesa o delgada y hasta reemplazarlas por arcilla. Lo importante es que se alterne entre uno y otro material en el orden que más nos guste.

Cabe la posibilidad de poner encima de cada relleno alguna planta pequeña como un mini-cactus o un bonsái. Sin embargo, debemos ser muy cuidadosos al elegir si van encima de la arena o las piedras y procurar que el conjunto no luzca recargado para que no pierda el atractivo de su sobriedad.

Nuestro jardín seco puede ir en el centro del patio o a un extremo del mismo e inclusive podemos hacer una miniatura y ponerla en una parte de la cocina o la sala donde entre mucha luz. Todo depende de cada área y de la decoración que queramos darle.

El estilo oriental

El estilo oriental se ha puesto muy de moda para la decoración en todos los ámbitos en occidente, es un estilo sencillo en general que busca el bienestar y el confort a través de estrategias múltiples, es una decoración basada en esencias y elementos fundamentales que propone ideas muy claras para objetivos concretos y que se está convirtiendo en tendencia con gran velocidad.

Para que el jardín resulte de estilo oriental es necesario combinar la vegetación con la piedra, rocas de grandes dimensiones que nos pueden ayudar a crear precisamente los elementos relacionados con el agua o a conformar un camino para pasar de unas zonas a otras del jardín, es importante además elegir piedras con formas atractivas que transmitan buenas sensaciones.

Además es fundamental el orden, en Oriente se da una gran importancia a que los elementos en un espacio ocupen el lugar que les corresponde, es importante mantener una apariencia organizada y una estética equilibrada, que repercuta en nosotros de forma positiva, nuestro entorno tiene una gran influencia sobre nuestro estado de ánimo y en ese sentido, la limpieza y el orden son fundamentales.

 

En cuanto a árboles, plantas, arbustos o flores, el jardín oriental está pensado para el relax y la meditación, por lo que no es necesario recargar demasiado la superficie, con todo las filosofías orientales son abiertas y dejan que cada uno decida o elija de forma libre los elementos concretos que desea integrar en su jardín, al fin y al cabo el bienestar es una sensación personal y por lo tanto la decoración del jardín de cada uno debe ser también personalizada.

Estos jardines, despojados de toda suntuosidad, seducen por la sabia combinación de piedras, arbustos y arena, reflejando la sensibilidad de los japoneses y su amor a la naturaleza. El surco de agua que simula el recorrido de un río es altamente apreciado porque trae al jardín el sentimiento del valle, mientras que las rocas enterradas hasta más de la mitad de su volumen permiten lograr una mayor naturalidad de las montañas.

No hace falta que tomemos los fundamentos teóricos orientales o que implementemos al pie de la letra sus elementos. Porque vivimos en otro contexto, y tenemos otras necesidades. Pero podemos tomar las ideas (simpleza, austeridad y abstracción) o materiales (piedras y arena) para que sean el punto de partida para realizar nuestro propio jardín, agregándole nuestro toque personal y utilizando los elementos que tenemos a nuestro alcance.

Cuidando los recursos

Una de las características principales y destacables del funcionamiento y el mantenimiento de un jardín seco, radica en la mejor y más eficaz utilización del agua. El agua es un recurso vital y escaso por lo que una de las ventajas de este tipo de jardín es su mejor uso y aprovechamiento.

Planifica y diseña

Es importante que dibujes tu proyecto. Que pienses si te gustaría un jardín formal o informal. Que observes que sectores serán vistos desde el interior de tu casa para dejar volar la imaginación y crear un espacio que nos llene de placer visual.