Revista Alta Gama

Fonoaudiología Pedriática

Los días 9 al 11 de mayo de 2013 se celebró en Mendoza el XV Congreso Argentino de ORL y Fonoaudiología Pediátrica que conjuntamente con las X Jornadas de Audiología y Rehabilitación y la VIX Jornada de ORL para pediatras convocaron a los especialistas más renombrados de nuestro país y del exterior.

Dichas sesiones difundieron especialmente los avances en el diagnóstico temprano de la hipoacusia, el tratamiento médico y/o quirúrgico apropiado y se dedicó un tiempo generoso al vasto capítulo de la rehabilitación del habla y del lenguaje, las ayudas auditivas no protésicas, los implantes de oído medio, de cóclea, del nervio auditivo, de tecnología digital en audífonos, equipamiento en bebes y niños y por supuesto, como suele suceder, en los momentos de discusión se agrandaron las presentaciones, pues al salir un poco del libreto formal surgió la experiencia y de ella la verdadera trasmisión del conocimiento.

En esa oportunidad fui honrada con la invitación a disertar sobre Selección de audífonos en bebes y niños pequeños. Ardua responsabilidad en primer lugar por los pocos e inciertos datos que nos brinda la investigación auditiva a esa temprana edad. Recordemos que hoy un recién nacido sale de la clínica, sanatorio u hospital con un estudio auditivo (OTOEMISIONES ACÚSTICAS) que informa si el oído está sano o tiene alguna lesión a nivel del órgano receptor interno del sonido, la cóclea.

Hay problemas de moco, de meconio por recién nacido etc. que invalidan el resultado, lo cual no debe dar pie a pensar y menos decir que siempre que una OEA da negativo es por sordera.
Tampoco informa este estudio la integridad del nervio auditivo y mucho menos la posibilidad de volición, comunicación, nivel intelectual, etc.
El nivel de la audición se investiga a estas edades con otra técnica (BERA) que si bien aproxima al valor del umbral auditivo como estudio, la respuesta del nervio auditivo, si éste es el lesionado y no la cóclea o el oído medio, es fácil suponer que nuestra valoración es por lo menos, muy difícil de interpretar.
La observación de la conducta, el relacionamiento con los padres, hermanos etc. son los parámetros inefables que nos permiten hoy equipar con audífonos desde los 3 meses de edad e iniciar su estimulación auditiva no después de los 6, así estamos logramos una nueva generación de hipoacúsicos oyentes que aprenden a hablar, como lo hicimos todos por imitación y por ensayo-error.

¿Que requisitos plantea la audición en los niños?

Un audífono pequeño… sin duda… pero eso no es todo.
Ni el bebe, ni el niño, son adultos pequeños, la estructura física de su oído modifica la amplificación requerida aun para la misma pérdida que un adulto y el hábitat y el ruido en que convive un niño, también lo convierten en un caso diferente, con el agravante que tanto el bebe como el niño, si le molesta el exceso de ruido no lo pueden expresar.

Veamos esas diferencias:

Para discriminar los sonidos del habla ya sea en silencio o en ruido, los niños requieren estímulos de mayor intensidad que los adultos.
Los niños requieren una percepción más clara de su voz para realizar el monitoreo necesario para aprender a hablar.
Los niños requieren niveles 7 dB más altos para lograr la misma sensación de sonoridad que los adultos. Por esta razón las preferencias en cuanto a niveles de escucha son diferentes
Los niños requieren un mayor ancho de banda frecuencial para la identificación de las consonantes agudas del lenguaje, para aprender las estructuras y la gramática
Un control de feedback efectivo garantiza que el audífono va a ser bien aceptado por padres y niños. Obviamente éste no debe bajar la ganancia del audífono para las frecuencias agudas.
Como los niños requieren una mayor relación Ruido Palabra que los adultos, los audífonos deben contar con sistemas de control de ruido efectivos que controlen el ruido preservando los niveles de palabra.
Los problemas como distorsión por saturación, poca vida de la batería, etc. no le permiten al niño utilizar su audífono al 100% de sus posibilidades.
Entonces, conociendo las necesidades de audibilidad para cada edad y pérdida auditiva, analizamos la tecnología del mercado y encontramos BABY el mini de Widex, único audífono diseñado para cubrir las necesidades de la audición de los más pequeños.
Un audífono pequeño no es todo, debe cubrir los requerimientos que expusimos y para ello contar con:
Tecnología digital – Multicanal – Feedback automático
Transposición frecuencial – Auricular de alta frecuencia
Compresión de rango extendido – Opciones de materiales
Suaves para el molde – Tapa portapila y de potenciómetro
Seguros – Sistemas reductores de ruido con enfatizador del habla
y por sobre todo – Resistentes al agua y a los golpes.

¿Porqué tecnología digital?

Entendamos que lo que el pequeño escucha es lo que produce (si escucha ruido y distorsión), su voz será diferente y su comprensión del habla disminuida, un audífono digital es en sí una computadora, por lo que el concepto de “AMPLIFICADOR, SE CONVIERTE EN PROCESADOR DE RUIDO Y PALABRA”
El sonido digital es purísimo y maleable desde la calibración o programación del sistema.

¿Que significa multicanal?
Que podemos ajustar la pérdida en cada frecuencia individualmente y con ello también los compresores de ruido y habla.

¿Que es Feedback?
Todos escuchamos y nos molesta un silbido que es la propia amplificación que escapa por los bordes del molde de sostén del audífono, en un bebe que está acostado o sentado en un bebesit, con las orejas y por ende los audífonos en contacto con su sillita es imprescindible que el sistema tenga un moderno control de Feedback para evitar ese sonido molesto, sin bajar la amplificación.
El auricular Clear Band de Widex de 10.000 Hz y la trasposición frecuencial de los tonos agudos aseguran la audibilidad de la S, Y, CH, sonidos como el timbre, los pajaritos etc. los que con audífonos convencionales jamás fueron escuchados por nuestros pacientes.
Sin querer hacer de esta nota una exposición tecnológica creo que los otros ítems son comprensibles y en cambio decir que nuestra tarea crece con el niño; seguimiento, corroboración de los estudios y la evolución esperada hacen que nunca se acaba, que desde ahora será una labor compartida con los padres, la estimuladora, la maestra de guardería y los allegados al niño en cualquier nivel.
Cuando el desafío es el ingreso a la escolaridad, nuestra mira es darle distancia y buena comprensión en ruido.
Nuevamente la tecnología de Widex nos apoya con los sistemas de audición a distancia en forma inalámbrica por onda de frecuencia modulada que logra una transmisión directa al audífono hasta de 30 mts. sin ruido de fondo.
Por fin el adolescente busca estética, demos opciones de adaptaciones muy elegantes, las hay, y démosle conectividad, debe conectar su celular, su ipod, su computadora, su equipo de música, su TV, digamos, su vida, a su audición y para ello los accesorios de comunicación le permitirán compartir la etapa más preciada de su vida con sus pares.

Esto será el fruto y la consecuencia de haber comenzado tempranamente, con muy buena tecnología a disposición y por sobre todo criterio y experiencia que abalen nuestras decisiones.

Agradecimiento:
Lic Alicia Zubizarreta
Fonoaudióloga

Start typing and press Enter to search