Revista Alta Gama

Alergias

Si bien las alergias son una enfermedad de todo el año, durante el invierno hay ciertos síntomas que las hacen más evidentes. En esta nota, la Dra. Daniela Sacerdote nos habla de la importancia de la prevención.

Ronchas en la piel, picazón en la nariz y ardor en los ojos, son algunos de los síntomas que provocan las alergias más comunes. Este tipo de enfermedad puede afectar diferentes órganos y causar distintas consecuencias. Lo importante es saber si la padecemos, de qué tipo es y cómo actuar para disminuir sus efectos negativos.

La doctora especialista en inmunología y presidenta de la Sociedad de Alergia, Asma e Inmunología de Mendoza, Daniela Sacerdote nos brinda más detalles y consejos para cuidarnos de esta afección.

“La alergia es una exagerada respuesta del organismo a distintos estímulos que pueden ser ambientales, alimenticios u otras sustancias, por ejemplo pelo de gato, de perro, ácaros, entre otros. Es producida especialmente por la inmunoglobulina E, quien es la encargada de organizar la respuesta inmunoalérgica que puede estar localizada en cualquier parte del cuerpo”, detalló la médica.

Esta respuesta puede localizarse por ejemplo en la zona ocular, dando una conjuntivitis alérgica; a nivel nasal con rinitis alérgica; a nivel laríngeo dando laringitis recurrente; bronqueal, produciendo una de las causas del asma o broncoespasmo.

Por otro lado, si el alergeno es alimentario puede dar una diarrea recurrente o puede producir una dermatitis atópica, pero también hay respuestas de la piel que pueden ser provocadas por alérgenos secundarios

Prevención y tratamiento

Lo fundamental para prevenir complicaciones futuras es tener un buen diagnóstico, saber a qué es alérgica la persona y cuál es la respuesta a la que está predispuesta.

“No estamos acostumbrados a lo más importante que es la prevención y la derivación en lo posible temprana, porque no es lo mismo tratar a un enfermedad primaria desde el origen que una crónica”, comentó Sacerdote.

“En general cuando el paciente llega al alergista llega con una enfermedad que la tiene hace más de un año y el médico va actuando. Son chicos que crónicamente han respirado mal y llegan después de haber dado muchísimas vueltas”, dijo y agregó: “Igualmente ese paciente va a responder si el tratamiento es el apropiado pero va a tardar más”.

Los tratamientos a los que se refiere la doctora son prolongados procesos con inmunoterapia y fármacos que tienen una duración de entre 3 a 5 años y dan muy buenos resultado, conforme a su experiencia más delo 90% de los pacientes responden bien.

El problema también se ve en los más grandes: “Se ve mucho en los adultos que se automedican, porque no les gusta ir al doctor y empiezan a venir cuando se les complica en el trabajo”, relató Sacerdote.

Una vez que la persona llega a la consulta con el alergista se comienza a hacer una investigación delas causas: “Primero se hace una historia clínica y se le pregunta sobre sus hábitos, luego y dependiendo el caso, se hace lo que se llama una testificación cutánea, examen en el que se ponen varios alérgenos y se va viendo a cuál reacciones”, explicó la especialista.

Según ellas hay ciertas patologías de las que no se pueden definir las causas al 100% porque pueden ser múltiples.

Recomendaciones

Para la doctora Sacerdote la solución ideal para controlar la enfermedad sería evitar el contacto con el alergeno, pero hay algunas veces que es imposible, por ejemplo, en personas que son alérgicas al polen o a ciertos residuos de los árboles.

“Lo que si podemos prevenir en estas personas es el cigarrillo y la polución, darle el tratamiento adecuado con medicamentos actuales como los aerosoles o medicamentos orales, dependiendo el caso”, sentenció la consultada.

En el caso de que la alergia se alimentaria, la persona tiene que evitar por completo esa comida y todos sus derivados.

Para los alérgicos a los ácaros recomienda utilizar cubrecolchones o cubrealmohadas, evitar cierto tipo de abrigos, limpiar frecuentemente las habitaciones y sacar elementos como peluches y almohadones.

Si es alérgico a los hongos se aconseja retirar las plantas en el interior y controlar que la casa no tenga despojos de humedad en las paredes.

Según la doctora lo que hay que hacer para evitar una infección grave es llevar una vida normal con ciertos recaudos.

En el caso en que se da una instancia aguda de la enfermedad se suelen presentar lo que la profesional llama shock anafiláctico: “Son reacciones muy intensas que se puede dar por alimentos, muy frecuentemente se da con el maní o los pescado y mariscos. Otra causa común en los niños y adolescentes son el huevo, la leche y las picaduras de insectos: arañas, avispas, abeja y la hormiga roja”, contó la médica.

“El único tratamiento para ese tipo de cuadro es la inmuno terapia, se trata de un tratamiento agudo que es el corticoide y adrenalina que se pone en un centro asistencial. También vienen kits para colocarse cuando uno está lejos de un centro asistencial, colocárselo uno”, aclaró Sacerdote.

Es importante que tanto adultos como niños con predisposición a este tipo de reacciones fuertes tengan con ellas los kits correspondientes y sepan como actuar en caso de tener contacto con los alérgenos, ya que de no hacer nada se puede llegar hasta la muerte.

Un problema de salud mundial

Como presidenta de la Sociedad de Alergia, Asma e Inmunología de Mendoza y de acuerdo a los últimos comunicados de la World Allergy Organization (Organización Mundial de la Alergia), Daniela Sacerdote asegura que la alergia, representa un problema de salud mundial.

“Hablamos de que es un problema de salud mundial no porque sea tan grave en general, porque algunas si lo son, sino porque ha crecido mucho el porcentaje de pacientes con esta enfermedad”, sentenció la especialista.

Según los últimos datos de esta organización esta afección está en continuo aumento y entre un 30% y 40% de la población mundial padece una o más alergias. Además ha aumentado la incidencia en jóvenes y en niños.

Para explicar las causas de este incremento, la doctora plantea diferentes teorías:

“Hay distintas teorías, una es la que postula que al haber aumentado la higiene y los hábitos de limpieza en el hogar, ha disminuido el contacto de los niño desde la edad infantil con los distintos virus y bacterias, esto ha hecho que el sistema inmune se haya dirigido más hacia la parte inmunoalérgica, creando un disbalance por lo que han aparecido este tipo de enfermedades”, explicó Sacerdote.

Otra de las causas que puede haber contribuido es el uso innecesario de antibióticos: “la mayoría de las patologías en la primera infancia son virales, pero los padres de todas maneras les dan a sus hijos antibióticos, esto ha estimulado el desarrollo de las enfermedades alérgicas”, añadió.

Además de todo eso se suma la polución, la temperatura ambiental y los cambios climáticos: “Todo eso contribuye al aumento de algunas afecciones como las inmunológicas”, expuso.

Otra de las motivaciones que llevó a postular a las alergias como problema mundial es que nivel general se realizan solamente acciones esporádicas para controlarlas. “No hay un estudio sistemático del progreso de esta enfermedad. Por eso es que creemos que hay que aumentar la conciencia de la población en este sentido”, manifestó Sacerdote.

“La alergia es una exagerada respuesta del organismo a distintos estímulos que pueden ser ambientales, alimenticios u otras sustancias, por ejemplo pelo de gato, de perro, ácaros, entre otros. Es producida especialmente por la inmunoglobulina E, quien es la encargada de organizar la respuesta inmunoalérgica que puede estar localizada en cualquier parte del cuerpo”, detalló la doctora, Daniela Sacerdote.

Consecuencias más profundas

“Se ha demostrado que la falta de concentración en el estudio o en el trabajo, el cansancio crónico pueden ser secundarios de una rinitis alérgica que lleva a que el paciente no pueda dormir de noche, y por eso esté cansado todo el día, nos respire como corresponde, no pueda realizar ejercicio, atrae un círculo vicioso que trae a un bajo rendimiento”, expresó la doctora.

Agradecimientos:

Dra. Daniela Sacerdote
Médica pediatra, especialista en alergia e inmunología.
Presidenta de la Sociedad de Alergia, Asma e Inmunología de Mendoza

Start typing and press Enter to search